fbpx

Entiende el exposímetro de tu cámara

En este articulo te explicamos acerca del exposímetro de tú cámara, cómo funciona y cómo interpretarlo para capturar imágenes con una buena exposición.

En la fotografía es muy importante saber trabajar con la luz, ya que ésta es la que nos permite capturar buenas imágenes. En la fotografía digital tenemos un gran aliado, el cual nos permite saber sí la exposición de la imagen es correcta o no; a esta herramienta de medición de la luz la llamamos exposímetro. 

Hay dos formas de medir la luz: una es por medio de la luz reflejada, la cual se puede medir con el exposímetro que viene integrado a tú cámara; y el otro que mide la luz incidente, el cual es externo a tú equipo. 

La luz reflejada mide la luz que reflejan las personas u objetos que estamos fotografiando. Esto significa que los valores de exposición que nos ofrecerá el exposímetro dependerán de los tonos que tengan los objetos, ya que los objetos o personas con tonalidades más claras reflejan más luz que los objetos o personas con tonalidades más oscuras.

La luz incidente mide la intensidad de luz real de la escena que incide en el sujeto independientemente del objeto o persona que estemos fotografiando. Por lo tanto, el exposímetro nos ofrece valores de exposición en relación a la luz de la escena como tal. Es decir, sea el objeto blanco, café o azul, el valor de exposición que este nos ofrezca será el mismo.

En este articulo abordaremos el exposímetro de luz reflejada, ya que éste viene integrado en las cámaras digítales y será con el primero que trabajes. 

¿Qué es?

El exposímetro es una herramienta que está diseñada para hacer la medición de la luz de la forma más exacta, en base a la luz reflejada por la escena y los valores de apertura del diafragmatiempo de exposición sensibilidad ISO seleccionados. En otras palabras, el exposímetro te permite saber qué tanta luz está entrando al sensor de la cámara, y de esta forma saber qué valores colocar para hacer una exposición correcta.

¿Cómo funciona?

El exposímetro ya integrado en la cámara, mide la intensidad de luz que refleja el sujeto o el objeto al que estas fotografiado y de esta forma la cámara te avisa si estas sobreexponiendosubexponiendo la fotografía. Por este motivo, es muy importante escoger correctamente el modo de medición necesario para cada escena y saber interpretar el resultado,  ya que de ello dependerá la correcta exposición de la toma.

Así mismo, debemos escoger un modo de disparo. En el modo manual somos nosotros los que adaptamos los valores del triángulo de exposición en función de lo que nos marque el exposímetro integrado en la cámara. Si escogemos un modo de prioridad, el exposímetro nos ofrecerá el valor de la otra variable del triángulo de exposición. En cambio, si escogemos el modo automático, la cámara realizará los ajustes necesarios para exponer correctamente la imagen.

Una vez escogidos el modo de medición y el de disparo, deberemos interpretar la medición que nos ofrece el exposímetro. Para saber si los ajustes son correctos debemos lograr que éste quede a ¨0¨.Cuando una toma está sobreexpuesta el indicador se desplazará hacia el signo “+”, mientras que si estamos en situación de subexposición, lo hará hacia el signo “-“.

¿Siempre debemos hacerle caso al exposímetro?

En algunas ocasiones el exposímetro va a tender a compensar la cantidad de luz que recibe haciendo que la imagen se subexponga. Esto sucede en escenas de alta reflectancia como paisajes nevados o el cielo a contraluz. Por lo tanto, deberemos disparar a valores superiores a “0” para exponer la imagen correctamente. Por ejemplo, si estamos realizando fotografías en un paisaje nevado, como la nieve refleja alrededor de un 36% de luz, si queremos que aparezca blanca y brillante es necesario disparar unos dos pasos por encima de la exposición propuesta por nuestra cámara. 

Por el otro lado, un gato negro refleja cerca del 8% de luz. Así, al fotografiar un gato negro sobre un fondo oscuro, tendremos una imagen de baja reflectancia, inferior al 12% que el exposímetro presupone. Por este motivo, al realizar la toma deberemos corregir la medida del exposímetro subexponiendo la fotografía 1 o 2 pasos respecto al valor que nos ha propuesto para evitar que quede sobreexpuesta.

Conclusiones

Cuando aprendes a entender la luz y a manejar los elementos del triángulo de exposición a tu favor, te encontrarás con que estás exponiendo tus fotografías correctamente. El exposímetro es, entonces, uno de tus mejores aliados a la hora de capturar una imagen, pues gracias a la guía que éste te da puedes saber de antemano cómo va a quedar expuesta tú fotografía, permitiendote así crear imágenes inolvidables.


¿YA SABES MANEJAR TU CÁMARA EN MODO MANUAL? APRENDE CON NOSOTROS EN NUESTRO TALLER INTEGRAL DE FOTOGRAFÍA, NIVEL 1: TÉCNICA FOTOGRÁFICA