La otra cara del Coronavirus: entrevista a Luis Carlos Ayala

En esta breve entrevista a Luis Carlos Ayala te mostramos un poco de su experiencia documentando la cuarentena por el Coronavirus.

Luis Carlos Ayala es un fotógrafo colombiano quien se ha dedicado a la fotografía de calle y a la fotografía documental. Él hace parte del colectivo internacional De la Calle somos, en el cual comparten el trabajo de diferentes fotógrafos y fotógrafas de calle. Durante la cuarentena por el Coronavirus, Luis ha salido a las calles a documentar la experiencia de todas aquellas personas que viven del día a día. Además de ello, ha estado recaudando fondos para apoyar con mercados a quienes lo necesitan.

¿Qué es aquello que buscas fotografiar durante la cuarentena?

Quiero capturar a los otros, a los marginalizados. Me interesa mostrar cómo esto ha sacado a flote a la población flotante que la gente prefiere no ver. Más aun eso que la gente no quiere ver en su cotidianidad.

¿Has trabajado sólo en una zona o te has movido por la ciudad? 

He estado más que todo en el centro sobre la séptima y en el barrio San Bernardo. También he ido a Ciudad Bolívar, específicamente al barrio Meissen. Siento que es donde puede haber más vulnerabilidad.

¿Te has encontrado con alguna diferencia entre los sectores a los que has ido?

Son muy distintos porque en Ciudad Bolívar he trabajado en una invasión, donde la mayoría son recicladores. En san Bernardo son habitantes de calle, recicladores y cachivacheros, en general son vendedores informales. En Meissen son casas de madera, casi cambuches. En cambio, en el centro se ven cambuches y algunos paga diario.

¿Cuáles son las mayores dificultades a las que te enfrentas a la hora de compartir tu trabajo documental?

A los convencionales de comunicación no les interesa. El tratamiento que le doy a mi trabajo tampoco le interesa a una agencia. Pero me ha sorprendido la reacción de la gente, no esperaba que las personas respondieran de una forma tan solidaria y tan humana a mi trabajo. Ha sido bien interesante esa parte.

¿Qué nuevas experiencias te ha traído este trabajo documental?

Tener que hablar con un hombre armado en un barrio para que me deje tomar fotos y me cuide par que no me pase nada. Uno sabe que ahí están, pero otra cosa es vivirlas. También he tenido que lidiar con más asuntos, apegarse a más temas porque la gente está con hambre y es jodido. El hambre, también es algo nuevo. Hoy estuve en el San Bernardo dentro de una casa que es un paga diario y me di cuenta que es muy complejo. Es un poco más visceral la experiencia.

¿Cómo manejas lo emocional?

Yo le he vivido en cierta parte y me motiva a ayudar. Uno por lo menos está intentando. No somos súper héroes, pero se está haciendo algo. Es bonito saber que la gente puede llegar a agradecer tanto. Como otros que se enojan porque no alcanzan. Es como si ellos sintieran que uno tiene la obligación de ayudarlos. 

¿Cómo ayudar a quienes más lo necesitan en estos tiempos de pandemia?

Conoce más del trabajo de Luis Carlos en: