fbpx
Estudiar fotografia siete retos en el 2021

¿Piensas ESTUDIAR FOTOGRAFÍA?

¿Vale la pena estudiar en una escuela o universidad?

Es increíble que en pleno siglo XXI, sigamos estudiando de la misma manera en que lo hacíamos hace 200 años, y aunque casi todo ha evolucionado, el salón de clases ha permanecido prácticamente sin sufrir cambio alguno. ¡Y eso que se supone que ya estamos viviendo en la era postdigital! lo que en realidad significa que la “revolución digital” que nos tocó vivir hace unos años, ha pasado a convertirse en una “normalidad digital” en donde las “nuevas tecnologías” han dejado de ser nuevas para estar integradas en prácticamente todas nuestras rutinas cotidianas.

A raíz de estas reflexiones, y después de trabajar por más de una década como instructor de fotografía, he llegado a la conclusión de que es necesaria una transformación profunda en las metodologías tanto de enseñanza, como de aprendizaje, para que el concepto de escuela siga siendo relevante en nuestra realidad actual, identificando principalmente los siguientes retos:

Reto número 1: ¿Clases de fotografía por Zoom?

La transformación digital llegó para quedarse, sin embargo lo que no podemos permitir es que la educación virtual se convierta en tan solo una TORPE ADAPTACIÓN de un aula de clases convencional ¡Sería un terrible error pretender mantener un formato del siglo XIX, sólo que a través de Zoom!

Reto número 2: ¿Es posible aprender fotografía por YouTube? 

¡Claro que sí! Es más, suscríbete a nuestro canal en donde seguiremos publicando contenidos formativos, útiles y de calidad para que puedas aprender muchísimas cosas por tu cuenta, no obstante, somos conscientes que ese tipo de espacios nunca podrán suplir ciertas ventajas de hacer parte de una escuela, en donde puedes acceder a espacios para compartir y conectar con gente con tus mismos intereses, o incluso entrar en contacto con artistas de larga trayectoria que puedan impulsar tu carrera.

Reto número 3: ¿Qué tan necesario es un título o una certificación oficial?

Es necesario superar la “titulitis“, tan propia de esa fauna de buscadores de status que buscan validar sus talentos a partir de un diploma. Más aun en la fotografía, en donde la escuela además de darte un certificado (que eventualmente te puede ser de utilidad), debería más bien ayudarte a construir un buen portafolio, que es lo que realmente te va a servir en le mundo real.

Reto número 4: La escuela debe estar en la capacidad de adaptarse a sus estudiantes (no al revés)

La fotografía necesita personas que piensen de forma creativa, innovadora, crítica, e independiente. Es por eso que debemos desprendernos de ese viejo esquema de pensamiento en el que uno es el que se adapta a un programa formativo, porque la escuela es la que debe estar en capacidad de acomodarse a las habilidades, intereses y sueños de cada estudiante.

Reto número 5: El tiempo y dinero no pueden ser un límite para no estudiar

Dos de las grandes desventajas de la educación convencional radican en los costos elevados que ésta acarrea y en que muchas veces resulta difícil adaptarse a los horarios de las clases, más aún si eres una persona que trabaja o tiene estudios paralelos. La falta de tiempo es prácticamente una enfermedad contemporánea y esto es algo que se debería tener muy en cuenta en los nuevos modelos de formación. 

Reto número 6: Colaboración en lugar de competencia

Vivimos en medio de una sociedad que nos ha impuesto casi que como norma, esa lucha feroz por sobresalir de forma individualista y esto es terrible. Es por eso que necesitamos cada vez más de espacios que favorezcan la colaboración en lugar de la competencia, entendiendo que solamente de esa manera es como de verdad podemos aspirar a grandes logros.

Reto número 7: La educación no tiene por qué ser aburrida

Todos sabemos que el aprendizaje es fundamental para crecer como fotógrafos y como personas. Recibir formación nos permite ampliar nuestras perspectivas, adquirir habilidades y enfrentar los retos de la vida con más y mejores herramientas. Es por eso que aprender no debería ser para nada, un sinónimo de hacer algo monótono y tedioso como en muchos casos termina siendo la educación convencional.

CONCLUSIONES

Pues bien, todas estas inquietudes se convirtieron en la principal motivación que tuve al momento de concebir una plataforma virtual de aprendizaje de la fotografía, que se apalanque en los medios digitales y la tecnología para la generación de nuevas experiencias educativas, –adaptándonos de esta manera– a los verdaderos desafíos del mundo contemporáneo.

Sé que quizás nuestro sueño puede llegar a sonar algo pretencioso, sin embargo y a pesar de ser un reto enorme, lo que buscamos con la creación de esta nueva escuela es ofrecer una solución que abarque todos estos desafíos antes mencionados.

Para ello, hemos diseñado una plataforma que funciona básicamente como una red social de aprendizaje de la fotografía, en la que podrás crear una cuenta, publicar y compartir tus trabajos, participar de foros, grupos de fotografía, tertulias online y además –algo que me parece genial– es que podrás conectar y seguir a otros miembros de la comunidad, sin importar el lugar geográfico en el que te encuentres.

Por otro lado, te cuento que hemos invitado a fotógrafos increíbles y de gran trayectoria quienes se han sumado a esta iniciativa y con quienes venimos produciendo una serie de talleres online, con lecciones grabadas en formatos audiovisuales de alta calidad, que estarán disponibles también en nuestra plataforma. Realmente mi mayor ambición es ofrecerte un espacio en el que aprendas muchísimo, mientras sientes que estás mirando una serie de Netflix.

Te invitamos a conocer nuestra nueva plataforma de aprendizaje aquí: http://escuela.sietefotografos.com/