fbpx

Entrevista a William Acosta

Entrevistamos a William Acosta, quién ha desarrollado un proyecto de macrofotografía llamado Fantasy Macro, el cual debes conocer.

William es ingeniero electrónico y fotógrafo, se ha dedicado a la fotografía de lleno desde hace tres años. Empezó su aprendizaje fotográfico con SieteFotógrafos; adicionalmente ha hecho cursos con Zona Cinco e hizo un diplomado de fotografía con la Universidad Nacional de Colombia, además, participa de cada evento de fotografía que hay para continuar complementando su aprendizaje. 

Es amante de la naturaleza, tiene un proyecto de fotografía macro llamado Fantasy Macro, por el cual ha ido ganado reconocimiento. El proyecto nació con el diplomado que realizó en la Universidad Nacional. Allí le dijeron que debía presentar un proyecto personal, la cual haría parte de una exposición al final del curso. Decidió hacer fotografía macro porque siempre le había gustado, para lo cual investigó y se fue preparando para poder realizarla. 

William es casado con dos hijos, a quienes ha vinculado a su pasión por la fotografía. Su hija de 12 años ha comenzado a hacer fotografía macro y disfruta de ir a tomar fotos con su papá.

¿Cómo te iniciaste en la fotografía?

Tengo una empresa de telecomunicaciones y manejo la página de internet de la misma. No quería robar fotos o utilizar las mismas imágenes que todo el mundo, así que decidí comenzar a tomarlas por mi mismo. Compré una cámara profesional y comencé a utilizarla en modo automático para hacer las fotografías de mis productos. También empecé a utilizarla para grabar videos en los cuales explico cómo funcionan y cómo manejarlos, pues muchos de mis clientes llegaban con preguntas similares. Así que podría decir que también soy youtuber gracias a la empresa. Con el tiempo me di cuenta de la necesidad de tomar un curso y aprender a utilizar la cámara para hacer mejores fotografías y videos. Mis primeros cursos los hice con SieteFotógrafos, lo cual me permitió complementar mi práctica fotográfica y aprender a manejar mejor las cosas.

¿Qué oportunidades te ha traído la fotografía?

La fotografía me abrió un mundo nuevo; por medio de ella tuve la oportunidad de hacer nuevos amigos y de adquirir una nueva visión de la vida. Ahora tengo bastante amigos que son también fotógrafos, me gusta mucho la gente que está encaminada en esta área porque son diferentes. Con los macro continuó trabajando, lo cual me ha permitido viajar porque me gusta buscar nuevos animales, destinos, composiciones, colores y técnicas. Investigo los bichos que hay en una zona en particular, trato de saber suficiente información sobre ellos para ir a buscarlo y fotografiarlo. Esto me ha abierto muchas posibilidades de exploración. 

También hago fotografía de paisajes, de aves de bodas y de retrato. Hay una convocatoria anual del libro 100 fotógrafos Colombianos, en el cual ha participado dos veces y este año queda con dos fotos. Di una charla en la Universidad Javeriana con el Grupo Estudiantil de Herpetología, con quienes también hicimos una salida de campo. Igualmente, he estado con un colectivo que se llama Diplomado Ambiental en Bici, en el cual di una charla de fotografía macro. En la Universidad Nacional también he dado charlas a los grupos que les están dictando fotografía; soy el referente de macrofotografía. 

¿Cómo definirías tu estilo?

El estilo es algo que uno va cambiando día a día según lo que uno se va encontrando. Cuando comencé mi proyecto quería hacer fotografía de fantasía con animales, por ello el nombre de Fantasy Macro. Solía editar mucho las imágenes para que los animales y los espacios parecieran fantásticos. Ahora ya no lo hago porque me interesa dejarlos mucho más reales, aunque aun me sigue interesando exaltar mucho sus colores.

¿Qué es lo más importante que debe saber un fotógrafo?

Un fotógrafo de la naturaleza debe respetar y conservar la naturaleza. Hay fotógrafos de naturaleza que manipulan bruscamente al bicho que están fotografiando y lo dañan. No vale la pena una buena foto a que pierda la vida el animal. También creo que la luz es clave. Sin luz no hay nada. Es bueno entenderla y saberla manejar.

¿Cómo influyó SieteFotógrafos en tu carrera de fotografía?

Hice varios talleres con SieteFotógrafos, estos fueron: Fotografía Erótica –de la cual sacamos una revista–, Strobist: iluminación con flashes de mano, Fotografía de Producto y Entrenamiento Visual en dos ocasiones. Fue la puerta de para comenzar en el campo de la fotografía. En gran medida en mi vida todo gira en torno a la fotografía. Me gusta escuchar a otras personas y aprender de ellos, me gusta mucho más que leer. Los talleres que tomé me gustaron porque pude escuchar a personas que tenían experiencia y aprender de ellas. 

¿Cuál es el equipo ideal para hacer macro fotografía?

Un buen lente, buen óptica. Buena luz, ya sea artificial o natural. Lo demás es secundario.

¿Qué lugares recomendarías para hacer macro fotografía?

En todas partes se encuentran animales para fotografiar. Siempre hay detalles a los cuales sacarles fotos macro. Si uno quiere animales exóticos o salvajes es bueno buscar selvas vírgenes. Yo he visto fotos que se hacen en la sala de la casa por una araña que llegó.

También se puede hacer macro de cosas pequeñas, pero lo más bacano es hacer fotos de los bichos y animales pequeños. En el bicho está el detalle, como el ojo de una mosca que tiene una serie de cuadritos muy simétricos. Hay muchos médicos y odontólogos en fotografía macro que aprenden para poder sacar fotos en su trabajo.

¿Cómo acercarse a los animales sin espantarlos?

Casi todos los animales son asustadizos. Por lo general las fotos de naturaleza se hacen en la noche porque allí son más dóciles y accesibles. He ido a sitios donde la cigarra viene a uno una y otra vez. Uno los puede agarrar en la noche sin ningún problema. En el día no funciona tan bien. 

Hay que tener cuidado en donde pisa y pisar suave. La rana lo siente a uno constantemente, cuando uno se acerca dejan de cantar, por lo cual uno debe parar y escucharlas, moverse y después volver a parar. Se requiere de mucha paciencia y escucha, hay que esperar e ir a buscar. Los animales y bichitos se mueven fácilmente, a veces uno tiene la toma, se acerca y se van. En otras ocasiones uno los alcanza a capturar apenas se van, pero eso ya sería tener suerte.

¿Qué recomendarías para hacer fotografía de bodas?

Conexión con la pareja, no intervenir en la escena y estar pendiente de cualquier momento que pueda ser interesante o importante para la pareja. En la espontaneidad es como salen las buen la fotos. También es bueno lograr contar historias, como la abuela llorando de la felicidad y el perro por ahí acompañando. Las buenas fotografías de boda son las que capturan los momentos. Las posadas son lindas y de catálogo, pero el momento permite ver el sentimiento de la pareja y las personas que están presentes allí acompañándolos. Las posadas igual son necesarias y hay que entregarlas, pero no son las que trascienden.

¿Cuáles son tus siguientes proyectos?

Seguir buscando bichitos para fotografiar y adentrarme más en la fotografía de naturaleza. Cuando uno sale a campo no tiene que esperar solo el bichito, también se pueden hacer fotografía de paisajes y de pájaros, uno no le va a hacer el feo a eso. Ampliarme más en la fotografía de naturaleza en general. Igual en lo macro es encontrar cada vez bichos más exóticos y que la gente no necesariamente ha visto.

Dónde ver más del trabajo de William Acosta:


¿Quieres aprender macrofotografía? Tenemos un microtaller creado para ti, conoce toda la información en el siguiente enlace: