Archivos de Etiqueta: fashion film

Luces, cámara y “The Doors”

_MG_9377Por: Julián Mancipe

Eran las seis y treinta de la mañana de un domingo. El silencio y la soledad se apoderaban del Parque de Usaquén. Los primeros rayos del sol coloreaban ya el paisaje, y el equipo de 25 personas que conformaría la jornada ya estaba listo. Todos se preparaban para tomar la fotografía que daría el banderazo inicial a la sesión: Siete Fotógrafos en acción.

En la plaza se alistaban las ropas, las cámaras, los fotógrafos, únicamente acompañados por algunos feligreses que respondían al llamado de su fe. Las campanas que llamaban al templo se complementaban por los clic de las primeras fotos. El parque este domingo, además de los usuales visitantes que vienen de la ciclovía, estaría rodeado de moda, luces, trípodes y, por supuesto, muchas fotografías. Un objetivo unía a todo el grupo: la creación de una editorial de moda de SieteFotógrafos, en colaboración con Audiovisuales Minacuro y Bizarre Fashion Store.

_MG_4719

Inicialmente, tuve la impresión de que se trataba de un catálogo para promocionar las creaciones de Bizarre. A medida que se desarrollaba la jornada y tenía la oportunidad de entrevistar a los encargados del proyecto, descubrí que mi idea era errónea. Desde su génesis, la sesión tuvo una intención artística y académica. Nació en el seno del Taller de Fotografía II, dado por SieteFotógrafos, al explorar el concepto de editorial de moda. Como me lo explicaría Estefanía Jiménez (encargada de producción, logística y representante oficial de Bizarre), estas editoriales buscan transmitir una idea o un concepto que el fotógrafo desea comunicar a su gusto y estilo. Las prendas simplemente se acomodan y complementan ésta intención artística. A diferencia de un catálogo tradicional, el centro de atención no está en la ropa, sino en la historia o idea que el artista desea ilustrar.

_MG_4716Fue en este punto donde los objetivos de SieteFotógrafos, Audiovisuales Minacuro y Bizarre se encontraron, y las editoriales de moda devinieron un ejercicio académico mensual, donde los distintos miembros del taller desarrollarán su propia idea. Bizarre se encargará de dar los insumos para hacer que el objetivo artístico se vuelva toda una realidad, mientras que Audiovisuales Minacuro creará un Fashion Film que traducirá a video el concepto desarrollado en la sesión fotográfica.

El conocer este aspecto académico también generó un profundo cambio en mi percepción del proyecto. Al contrario de lo que se podría pensar inicialmente, el objetivo de la sesión no era comercial sino meramente artístico y pedagógico. Y si bien los grupos implicados usarán el resultado de la editorial para ampliar y promocionar sus catálogos en redes sociales y sus páginas de internet, esto no significa que la venta de los productos de la tienda de moda, de los cursos de fotografía o audiovisuales fueran la motivación principal del proyecto. Nació del deseo de experimentar, compartir y aprender.

_MG_4731

Con este objetivo en mente, los diferentes equipos se reunieron rápidamente para empezar la sesión. No había un minuto que perder. Cada retraso significaba una potencial foto perdida. Carlos Andrés Cruz, quien encabezaba el proyecto como director general y fotógrafo principal de la sesión, comenzó con las preparaciones iniciales. Estefanía Jiménez (representante oficial de Bizarre y encargada del vestuario y logística en general) preparaba las prendas que serían usadas en la primera sesión, y daba indicaciones a Fabiola Peñaloza, quien se encargaría de coordinar a Marie Alexandre Keiko, quien sería la modelo en esta editorial. Rafael Sanz y su equipo de Audiovisuales Minacuro también hacían los preparativos iniciales para la creación del Fashion Film.

_MG_7687Sin embargo, para mi gran sorpresa, existían varios equipos más en la jornada, cada uno con su respectivo coordinador y objetivo: iluminación, efectos especiales, prensa, detrás de cámaras y difusión en redes sociales. Encontrar un grupo tan numeroso cambió mi idea de lo que era una sesión de fotos para modelaje. Al ver fotos de modelos luciendo ropas de temporada es fácil imaginar que simplemente dos personas realizaron tal trabajo, quien modela y quien fotografía. Pocas veces llega a la mente la gran cantidad de recursos que se requieren para una sesión exitosa.

_MG_4744

Como descubrí, un trabajo de moda profesional requiere un amplísimo despliegue de recursos técnicos y humanos para lograr aquella foto que reflejará un excelente manejo de los tecnicismos fotográficos, así como un perfecto balance entre la intensión comunicativa de la foto, la expresión de la modelo y su interacción con la ropa y ambiente.

Y para lograr un muy buen resultado y difusión de ésta editorial eran necesarios los veinticinco miembros que formaban los distintos equipos. Aunque cada uno tenía una función específica y diferenciada, la comunicación y la camaradería fueron el factor determinante en el éxito de la sesión. Durante las casi cinco horas de trabajo, se respiró un ambiente de amistad y profesionalismo, cuyo equilibrio no pudo sino sorprenderme: a pesar del frío bogotano y de tener que madrugar un domingo, todos disfrutaban de su trabajo y de poder compartirlo con un equipo conformado por amigos, más que por compañeros.

_MG_4729

El encargado del concepto de este primer ejercicio fue Carlos Andrés, fotógrafo y fundador de la escuela-club Siete Fotógrafos. Con ella, desde hace 4 años busca transmitir a todos los amantes de las cámaras sus conocimientos y percepciones sobre este arte. En esta primera editorial, quería comunicar una alta valoración de la belleza de la mujer. En sus propias palabras, sin descartar lo físico, considero yo que lo que hace verdaderamente bella a una mujer es su alegría interior, su felicidad. Entonces, lo que quiero destacar en esta editorial es la belleza física, pero complementada o potenciada por una sana alegría interior.
_MG_9307La música de la banda norteamericana The Doors jugó un vital rol en el nacimiento de esta idea. Canciones como Light my Fire, People are Strange y, en especial, Hello, I love you, inspiraron la idea de retratar una bella y joven mujer que transmita esa libertad, alegría e independencia de las convenciones sociales, tan características de la década de los setentas. El contexto bohemio y urbano del parque de Usaquén, junto con las prendas de la última colección de Bizarre se encargarían de crear el ambiente necesario para remitirnos a ésta década.

Así, aunque el gran despliegue técnico y humano requerido para la editorial de moda fue lo primero que cautivó mi sorpresa, mi atención prontamente se dirigió hacia el proceso creativo que precedió el evento. A lo largo de mis conversaciones con Carlos Andrés, descubrí el importante rol que juega la espontaneidad en su fotografía, ¡Yo no tengo la menor idea qué fotos voy a tomar!, me confesó. Yo procuro generar unas condiciones, y una vez creadas esas condiciones, estoy abierto a lo que ocurra. Con nuestras charlas también pude ver con más claridad todo el panorama que se crea detrás de cámaras, y que se estaba dibujando mucho tiempo antes de que la primera fotografía fuera tomada.

_MG_7599

La ventana que me permitió contemplar tal paisaje fue el cuaderno de apuntes de Carlos. Con él descubrí su marcada sensibilidad artística y su muy desarrollado sentido visual. Las notas contenían toda la información específica necesaria para desarrollar la editorial, pero parecían un proyecto artístico en sí mismas. Las Ilustraciones, ideas, pensamientos, luces y sombras que encontré al revisar sus páginas hicieron que las fotografías y el ambiente en el que me encontraba parecieran simplemente una extensión de sus dibujos.

_MG_7798La idea vintage, los equipos requeridos para la sesión, y el rol que jugó la música cobraron todo un nuevo sentido tras conocer el mundo tras las páginas. Apuntes de las líricas de los Doors demuestran cómo su música fue un motor guía y nutriente de todo el proceso creativo. Los dibujos y comentarios sobre los lentes, cámaras, iluminación y colores requeridos para desarrollar la sesión demostraban un perfecto balance entre los aspectos técnicos y la sensibilidad artística, alma real del proyecto. Las fotografías estaban ya vivas en sus notas, tenían ya color, luces, sombras, ritmo y música. Conocer este cuaderno fue abrir las puertas de la percepción a toda una nueva faceta que desconocía de Carlos.

_MG_7666

Para él, la fotografía es la posibilidad que tenemos para integrarnos en torno a una actividad, que no solamente nos une, sino que nos ayuda a despertar nuestros talentos. Para mí, la fotografía va más allá de la cámara y de la foto; es la posibilidad de desarrollar un talento de una forma colectiva. La oportunidad que nos dio a todos al invitarnos a hacer parte de su proyecto editorial fue un ejemplo más que evidente de la gran pasión y profunda consecuencia que motiva y dirige el trabajo de Carlos y su escuela.

Y así, entre cámaras, ropas, modelos y amigos, llegaron las once y treinta de la mañana de un domingo. El ruido de visitantes, vendedores y deportistas se apoderaban del Parque de Usaquén. Los rayos del sol de medio día coloreaban intensamente el paisaje; y el equipo de casi 25 personas que conformó la jornada sonreía con la alegría de una sesión exitosa y dinámica. Como grupo, se preparaban todos para tomar la fotografía que daría clausura a esta jornada de trabajo, alegría, aprendizaje y amistad: SieteFotógrafos en movimiento.

_MG_9166