Pintando bajo la lluvia

Pintando bajo la lluvia

por Laura Alonso

Si me hubieran dicho esta frase: Pintando bajo la lluvia hace dos años atrás, hubiera pensado desde mi racionalidad y tomando literalmente las palabras, que era algo imposible de realizar.

Aquella mañana de marzo fuimos convocados por Rafa en un lugar especial de Bogotá, normalmente lleno de luz y color, pero ese día, en escala de grises. Orlando estaba comprando la entrada al lugar cuando yo llegué, "las últimas veces que he venido aquí, ha llovido", me dijo.

Fueron llegando el resto de los convocados y Rafa nos asignó la tarea, la completamos y como una clásica paradoja de sábado, llegó nuestro querido Don Jaime y comenzó a llover.

Comenzó a llover, sí, "¡a refugiarnos! donde se pueda" dijo David. ¿Sería bajo los árboles?

La lluvia comenzó a atraparnos con su magia, mientras tanto Lina daba algunas pinceladas.

"Mira esta toma que logré le dijo Don Jaime a Willy", que ausente en esta escena, parecía estar ideando la próxima imagen que iba a crear.

Las gotas haciendo soldaditos y Rafa que no quería perderse ni un instante.

Más lejos pero en la misma dirección, Orlando, nuestro doc y fan de las flores en la vida, la vida de las flores, aprovechando la danza de las gotas.

 "Buenos chicos, vamos por un café" dijo Rafa y emprendió su vuelo en sombrilla.

Volviendo al cuestionamiento del inicio, creo que cuando hay ganas, por más que el escenario cambie, es mucho más que posible pintar bajo la lluvia.

¡Comenta!

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: